¿Cómo actúa el Espíritu Santo en mi vida?

A través del poder del Espíritu Santo, los creyentes son salvados, llenados, sellados y santificados. El Espíritu Santo revela los pensamientos de Dios, enseña y guía a los creyentes a toda la verdad, incluyendo el conocimiento de lo que está por venir. Por eso, conviene invocarlo, ya sea con canciones como en ANALITICA.COM o con oraciones vocales. El Espíritu Santo también ayuda a los cristianos en su debilidad e intercede por ellos.

Las siguientes son 10 maneras en que el Espíritu Santo trabaja en las vidas de los creyentes

El Espíritu Santo es un ayudante que enseña y recuerda

 

En Juan 14:26 Jesús dijo a sus discípulos: «el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho».

 

El Espíritu Santo proporciona un sabio consejo a los seguidores de Cristo. Jesús sabía que se iría y que sus seguidores necesitan al Espíritu Santo como ayudante y defensor para recordarles sus enseñanzas.

 

El Espíritu Santo vence al pecado

 

Además de proporcionar un consejo sabio, los abogados también proporcionan pruebas que se utilizan para condenar a los criminales. De manera similar, el Espíritu Santo probará el pecado, la justicia y el juicio del mundo. Por eso, hay que alabarlo a través de la música como puedes ver en INFORMACION.

 

Pero si me voy, os lo enviaré. Y cuando venga, convencerá al mundo sobre el pecado, la justicia y el juicio» (Juan 16: 7-8).

El Espíritu Santo es una fuente de revelación, sabiduría y poder

 

Dios da a sus seguidores el Espíritu Santo para que podamos conocerlo mejor. Como el Espíritu Santo es el Espíritu de Dios, conoce los pensamientos de Dios y revela esos pensamientos a los creyentes. El Espíritu Santo abre los ojos de los creyentes a la esperanza de salvación y a la herencia que tienen en Cristo como puedes ver AQUI.

 

Jesús sabía que sus discípulos necesitarían el poder para llevar a cabo su misión de ser testigos del mundo entero.

 

Jesús dijo a sus discípulos: «Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.» (Hechos 1:8)

 

Los cristianos tienen acceso al poder, la revelación y la sabiduría del Espíritu Santo, tal y como escribió el apóstol Pablo a los creyentes de Éfeso,

 

«Sigo pidiendo que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, os dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcáis mejor. Pido que se iluminen los ojos de vuestro corazón para que conozcáis la esperanza a la que os ha llamado, las riquezas de su gloriosa herencia en su pueblo santo, y su poder incomparablemente grande para los que creemos. Ese poder es el mismo que ejerció cuando resucitó a Cristo de entre los muertos y lo sentó a su derecha en los reinos celestiales» (Efesios 1:17-20)

 

El Espíritu Santo es un sello en la vida de los creyentes

 

En el mundo antiguo, un sello era una «firma legal» que atestiguaba la propiedad y validaba lo que se sellaba.

 

El Espíritu Santo es nuestra marca de adopción como hijos de Dios. Jesús envió el Espíritu Santo a sus seguidores para que pudieran confiar en su salvación.

 

De la misma manera que uno hace un depósito o un pago inicial por un coche nuevo para asegurarse de que el vendedor no se lo va a vender a nadie más, el Espíritu Santo es un depósito en nuestras vidas que confirma la validez del mensaje de Cristo y que pertenecemos a Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *