Elegir entre terapias tradicionales vs medicina alternativa

Primero frenamos y tratamos de ver que nos quiere decir, si no sabemos, llamamos a alguien que nos ayude, supongamos que esta persona nos desenrrosca la lamparita del tablero (ya no vemos la luz roja) y así seguimos andando.

Obviamente el problema sigue en algún lugar del motor y tarde o temprano nos va a avisar; quizá cuando ya no funcione más.

Los analgésicos o antinflamatorios, sólo quitan lamparitas, pero el verdadero origen del dolor NO es físico, sino emocional (está en el motor).

Nuestro cuerpo es nuestro amigo más sincero y lo único que quiere es ayudarnos.

¡ESCUCHEMOSLO!!! Tampoco podemos seguir por el mundo quitando pedazos o sacando las partes que nos avisan.

Hay personas que prefieren las Flores de Bach (quizá porque a una amiga le hicieron bárbaro), otras prefieren el REIKI (porque hace que te sientas  bien).

Otros querrán las visualizaciones curativas porque logran cambios profundos más rápidamente y otros la Homeopatía porque es más natural. Habrá algunos que se decidirán por la cromoterapia, la gemoterapia, las orquídeas o los cactus, etc.

Cada uno de nosotros tiene un camino diferente para recorrer y una misión que cumplir en esta vida.

¡TODO ESTA BIEN!

Si estamos mal, deprimidos o angustiados, ese camino obviamente “NO ES”. Adentro nuestro sabemos nuestro camino, sabemos cual es nuestra tarea, allí nos sentimos felices y sanos. Pero quizá no es ¡ahora! que queremos buscar el camino, quizá sabemos en nuestro corazón que nos falta aprender un poquito más de los demás y debemos respetar el momento de cada uno.

Juguemos este partido de vida, disputando cada momento, cada tropiezo y cada caída  con la certeza de que en este partido somos todos ganadores; los mejores jugadores, los campeones.

Y solamente nosotros podemos jugar, nadie podrá patear el gol por nosotros.

Deja un comentario