Tráfico de mujeres y la lucha de las autoridades

A su llegada al España, Nathalya conoció a Méndez Bueno, que la alojó en un piso del este en Madrid antes de quitarle el pasaporte para evitar que huyera. Luego le dijo que podría pagar la deuda en un plazo de dos o tres meses mediante la prestación de “servicios” a los compradores sexuales.

Nathalya fue enviado a trabajar a los burdeles de todo Madrid y se le obligó a hacerlo los siete días de la semana, incluso durante la menstruación. Todo su dinero fue para Méndez. Al darse cuenta de que nunca podría pagar la deuda, finalmente huyó sin su pasaporte y acudió a la policía en busca de ayuda.

Posteriormente descubrieron que Méndez  había estado explotando a otras mujeres en burdeles y fue encarcelado durante seis años y medio por tráfico con fines de explotación sexual y control de la prostitución.

También muchas chicas trabajan de manera particular y formal ofreciendo sus servicios a través de sitios de citas como EscortPasion, donde se contactan con el cliente de turno.

En Europa se considera un terreno fértil para los traficantes. La policía admite que hay poco escrutinio de la industria del sexo fuera de las calles, y que detectar el crimen es difícil y costoso. Se reveló que, como mínimo, se confirmó que 2.600 mujeres habían sido objeto de trata en Inglaterra y Gales y obligadas a trabajar como prostitutas, y que otras 9.200 mujeres en burdeles y otros locales se consideraban “migrantes vulnerables” que posiblemente habían sido objeto de trata. Se calcula que hay 5.890 burdeles.

En muchas ocasiones los perpetradores han sido los mismos profesionales del sexo que se han dado cuenta de los beneficios económicos que pueden obtenerse de estas empresas criminales.

La idea de víctima convertida en perpetradora está respaldada por la prevalencia de mujeres como traficantes sexuales, sugerida por un estudio de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, que reveló que las mujeres constituyen la mayor proporción de esos delincuentes en aproximadamente un tercio de los países que proporcionaron información sobre el género de los traficantes.

En algunas partes del mundo, la trata de mujeres es la norma. También hay pruebas anecdóticas de que un número cada vez mayor de traficantes de mujeres participan en la trata de las víctimas más vulnerables, los menores de 18 años, así como en actividades de bajo rango que entrañan un mayor riesgo de ser detectadas por la policía.

Una mujer albanesa me dijo que la única manera de escapar de su propio traficante después de cinco años en un burdel de Londres era aceptando volver a casa y traer de vuelta a las víctimas. Tuve que ir a mi ciudad y decirles a las niñas de allí que sabía desde la escuela que había grandes oportunidades en el Reino Unido para ellas, ya sabes, como camareras e incluso como bailarinas, Eran pobres y desesperados como yo, así que querían irse. Sentí como si me hubiera clavado un cuchillo en mi propio estómago, sabiendo a qué los estaba llevando, pero no podía soportar un día más en el burdel.

Las víctimas a menudo describen cuánto confiaban en las mujeres y lo conmocionadas y traicionadas que se sentían cuando posteriormente fueron engañadas y explotadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *