Causas de un despido improcedente

Varias son las razones por las cuales un trabajador puede llegar a ser despedido, pero en términos generales se puede hablar de un despido justificado o no justificado. En el caso de los despidos justificados, se trata cuando son tras una falta grave por parte del trabajador, al igual que también puede ocurrir por cuestiones económicas donde una reducción de personal haya sido necesaria. En estos casos es necesario que la empresa lo justifique y cumplan con las legalidades que sean necesarias a fin de que quede claros los motivos de despido y realicen las indemnizaciones correspondientes en el caso de que aplique.

Ahora cuando se trata de un despido no justificado o injusto, puede tratarse de un despido donde no hubo motivo aparente, dicho despido puede que además no cumpla con las legalidades necesarias que indiquen cuál ha sido la causal de despido, en este caso podría estarse hablando de un despido improcedente, pero este es un término que solo un jurado podrá confirmar, pues se trata de un caso que ni siquiera la empresa puede dictaminar si se trata de un despido no improcedente o improcedente, solo un juzgado está en la facultad de hacerlo y para ello el trabajador debe dirigirse y exponer su caso con el fin de buscar soluciones.

En el caso de que se trate de un despido improcedente, el trabajador podrá contar con una readmisión en su puesto laboral o una indemnización, la cual va en relación con el tiempo que haya dedicado a la empresa, lo cual representa además una solución mientras la persona consigue otro trabajo, con el fin de que su situación económica no se vea gravemente afectada. Pues en estos casos lo ideal es encontrar las soluciones más justas conforme a lo establecido por la ley y de esta manera evitar inconformidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *